Google+ Followers

lunes, 27 de abril de 2009

INTERVENCIÓN DE MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ CARDO EN LAS CABEZADAS


Con la venia del Ilustrísimo Señor Corregidor mayor de la muy noble, leal y antigua ciudad de León, cabeza de su Reino:

Ilustrísimo Abad-Prior y Cabildo de San Isidoro, muy ilustre, real e imperial Cofradía del Milagroso Pendón de San Isidoro, Excmas. e Ilustrísimas Autoridades, representaciones, Ciudadanos y Ciudadanas de León. Herederos todos, en fin, del Reino-Imperio de León:

Planteo en este parlamento con carácter previo una cuestión de orden: que obviemos los contenidos de los libros de texto y los de supuesta historia que filtra cierta administración supraprovincial. De esa manera, los hoy aquí presentes estaremos de acuerdo en que existe un pueblo leonés, descendiente del Reino de su mismo nombre, y que su patrono es el doctor de la Iglesia, San Isidoro. Cuya festividad celebramos hoy.

Señala el marqués de Fonte-Oyuelo, en su libro de políticas-ceremonias escrito en 1693, que por uso antiquísimo, para el día de San Isidoro, Patrono de este Nobilísimo Reino de León, se celebra esta festividad “no en el día que cae”. Privilegiados somos todos los asistentes, pues San Isidoro cae en esta ocasión en el último domingo de abril.

Y conmemoramos un hecho que acaecido en 1158, relata Don Lucas de Tuy, el Tudense, en su obra “Milagros de San Isidoro”, comenzada en 1223. Don Lucas relata que reinante el rey don Fernando, segundo de León, hijo del emperador Don Alonso, séptimo también de León, vino tan gran sequedad a la tierra por defecto de las lluvias que todas las cosas verdes con el gran estío se secaron. Los vecinos de León tomaron el cuerpo santo de Isidoro y con su procesión lo sacaron y llevaron casi por dos millas fuera de la ciudad; y llegaron a un término que está cerca del lugar de Trobajo del Camino. Hiciéronse allí tan pesados los miembros del Santo que los presbíteros que lo llevaban sobre sus hombros, de pura necesidad, hubieron de descansar y fue tanta la pesadumbre del santo cuerpo que muchos millares de hombres en ninguna manera lo podían mover. Vino súbitamente gran copia de lluvias, se gozaban mucho todos del beneficio de las lluvias, mas estaban tristes por no poder tornar a la ciudad el cuerpo del santo.

Cuando vino a noticia de la reina Doña Sancha, movida con gran dolor de corazón se fue a acompañar al cuerpo, llorando y velándole. La reina, la comunidad y los vecinos de León hicieron juramento solemne de nunca más sacar el cuerpo santo de su iglesia, si él estuviese por bien ser tornado a ella. Y transcurridos tres días así como la reina con sus manos tocó las andas, tembló el suelo, llegaron cuatro niños y levantaron los restos como si de plumas se tratase.

Hasta aquí, supongo, el acuerdo. Son 851 años de celebración de este acontecimiento para el que este síndico ha encargado al Mayordomo de Propios tenga prevenido un cirio de arroba bien cumplida con el Santo pintado y las armas de la ciudad, y dos hachas de cera. Nos hemos juntado esta mañana los regidores y regidoras en la casa de Ayuntamiento, llevando delante los clarines y tambores de la ciudad con sus baqueros de paño, fajados en terciopelo encarnado, los hombres de azul trasportando la cera, los cuatro maceros y luego la Ciudad en la forma acostubrada. Con alegría y alborozo acudimos a esta Real Colegiata, porque libre y voluntariamente hacemos este obsequio al Santo Isidoro.

2ª Intervención:

Tan sorprendidos nos hemos quedado todos los asistentes, que hasta el gallo de la torre y su original en este claustro se han quedado, nosotros boquiabiertos y ellos pico-abiertos, ¡mírenlos si no!.

Estos muros, que presenciaron la máxima gloria del Reino de León, cuando en este mismo lugar el Rey Alfonso IX, en 1188, convocó, pese a quien pese, las primeras cortes con representación de los ciudadanos, han debido estremecerse ante sus argumentos. Pues pretende colocar un yugo al pueblo que enseñó el camino del derecho, la libertad y la democracia al mundo occidental.

Y al derecho apelo ahora. El apartado 1º del artículo 1º de nuestro Código Civil establece que las fuentes del ordenamiento jurídico español son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho. No estamos ante una ley, nadie la ha esgrimido y por ello, como mucho, pueden pretender alegar que es una costumbre. En su apartado 3º el Código establece que la costumbre regirá en defecto de ley aplicable, siempre que no sea contraria a la moral o al orden público y que resulte probada. Y mucho me temo, sin entrar en otras consideraciones, que es evidente, público y notorio que la pretendida obligación no ha sido probada.

Tal vez pretende que olvidemos que Don Lucas de Tuy, había sido canónigo regular de esta Real Colegiata antes de Obispo de la sede gallega, por lo que algunos intereses tenía en fundamentar la existencia de una pretendida obligación o foro de la ciudad a la que era su empresa. Así pues creámonos los hechos relatados, pero pongamos en tela de juicio el pretendido “derecho”.

Querido don Manuel, en sus viajes como párroco a Matallana y a Cifuentes de Rueda, a ejercer la cura pastoral, se habrá fijado que el agua del Torío y el Esla, del padre Astura del pueblo leonés, siempre fluye hacia abajo, y no hacia arriba que es lo que con sus argumentos pretende justificar.

Del mismo modo fluye el agua en esta Basílica. En 1109, hace ahora novecientos años, brotó una fuente en el pavimento del altar de la Basílica, pocos días después moría el rey de León don Alfonso VI, momento en el que la fuente dejó de manar. Siendo eso milagroso, más lo es que con esa agua, años después, Santo Martino curó de la ceguera al que sería gran rey Alfonso Nono. Sin duda la visión que le dio le permitió ver más allá y realizar algunos de los hechos más gloriosos del reino. Es evidente que este Cabildo lleva demasiados años ciego ante la verdad que la ciudad sostiene, por lo que les insto a que se laven los ojos con el agua milagrosa que seguro tienen guardada cerca del vino milenario del mismo santo.

Y le voy a hacer una oferta que seguro no podrá rechazar. Desde niño he acudido cada mañana del día de Reyes, al Panteón en el que descansan los de León. Antes disponían sobre uno de los sepulcros una corona y un cetro herrumbrosos. El actual Abad, con empuje y buen ánimo ha dispuesto que dichos símbolos sean pintados con purpurina dorada para tener una mejor imagen. Son tiempos de ahorro y mesura en el gasto, como Vd. conoce al ser el ecónomo del Cabildo. También lo sabemos en el Ayuntamiento, pero es tan importante cerrar el pleito que mantenemos, que a pesar de las estrecheces económicas, seguro que el pueblo de León está de acuerdo en que le ofrezca para sellar el acuerdo un cetro de oro y piedras preciosas con cabeza de León, como tuvieron en su día los Reyes-Emperadores de León.

Además le ofrezco que como quiera que el próximo es el año de celebración del 1100 aniversario de la creación del Reino de León, el día de Reyes acudirá la corporación en forma de ciudad al citado homenaje como acto oficial de apertura del Año de León. Y le entregaremos el preciado cetro.

Admita pues la verdad de la libertad con que León acude hoy.

3ª Intervención:

Ni se ha lavado los ojos con el agua milagrosa, ni ha aclarado su entendimiento pues se ha cerrado a cualquier planteamiento que no sea el propio.

Seguro que ha creído que con su locuacidad conseguiría deslumbrarme, como en el Panteón Real el ángel de la anunciación al pastor, mientras el mastín leonés le bebe la leche del cuenco. Yo no soy ese pastor, tal vez usted sea el ángel, pero resulta evidente que tanto trabajo en la montaña, le ha proporcionado unas buenas carrancas propias del vivo mastín.

Me temo que el actual cabildo precisa regresar al método de enseñanza que utilizó el santo Isidoro con el remiso al aprendizaje Santo Martino. Y que algún abad con buen tino mandó que se labrase en una clave del Salón del Pendón de Baeza. Sí me refiero a aquella en la que se representa a Isidoro haciéndole comer literalmente un libro al mal estudiante Martino. Si es eso preciso mandaré a la escribana mayor escriba la verdad de nuestra ofrenda, lo encuadernaremos en recia madera forrada de piel, y lo haremos traer para que se lo coman.

Agradecería al menos que fuesen más coherentes con el Santo Isidoro. Como saben el obispo sevillano compiló todo el saber de su tiempo. Y en su obra titulada “Sinónimos”, que su abad emérito tradujo para general conocimiento, se recoge en el número 202 “Huye de las reyertas, evita pleitos, guárdate de las acusaciones y aléjate de toda ocasión de pleitear.”

Y añade en el 203 “Las disputas acaban con la paz del corazón y rompen la concordia”. Sean pues coherentes con el santo que les da cobijo.

Ya que no aceptan el cetro de oro y piedras preciosas, que no se diga que no les damos oportunidades. Sometamos la contienda al juicio del Santo Isidoro. Les traigo un detalle que en todo caso quedará en el cabildo. En lugar del oro y piedras preciosas traigo un tarugo de madera de roble de los montes de Orzonaga, que Vd. conoce. Llevémoslo ante la urna del Santo y si el Cabildo tiene razón que lo convierta en oro, y si no, que se quede en su estado actual. Así a partir de ahora bien se podrá decir que el Cabildo Isidoriano tiene un tarugo.

Como veo por su rostro y el de su colegio que no van a ceder en su posición, y para que sepan todos, presentes y futuros, lo aquí acaecido, solicito a la Señora Escribana Mayor levante acta de que a veinte y seis de abril de dos mil y nueve, el Concejo de León, por su libérrima voluntad ha comparecido y hecho entrega al Cabildo de la Real Colegiata de San Isidoro, como cada año desde 1158, de la acostumbrada ofrenda, como don obsequioso y voluntario.

He dicho.

sábado, 25 de abril de 2009

CABEZADAS


...es lo que dan los incautos que se acercan a leer mi escritorio virtual.

Como fiesta tradicional leonesa, "Las Cabezadas" es la fiesta por excelencia, por su arraigo (la historia se remonta al siglo XII), por su solemnidad y por la masiva participación de espectadores. El contenido es fundamentalmente la discusión acerca de si la ofrenda que el Ayuntamiento de León (en representación de la monarquía leonesa) entrega año tras año al Cabildo de San Isidoro, en agradecimiento a un hecho milagroso del pasado, tiene carácter voluntario u obligatorio (el "Foro u Oferta"). Todos los años en el Claustro del inigualable San Isidoro (al que por muchas razones prefiero a la más "mediática" Catedral) se produce la intervención de un representante del Ayuntamiento frente a otro del Cabildo con un resultado que de antemano se prefija en tablas. De verdad ,es de las cosas que merecen la pena verse en León.

Siendo un guajín y portavoz de mi grupo, me tocó hacerlo un año, hace ya prácticamente 4, y la noticia tuvo un carácter más aterrador que un pase para un ciclo de cine dogma. La eventualidad de encontrarme ante el claustro lleno, turistas, televisiones, familiares, amigos...y hacer el ridículo más espantoso en el acto más solemne de la ciudad, me puso en uno de los atolladeros más escalofriantes de mi vida. Era un honor, sí, pero....

Afortunadamente el concurso de a quién mañana le toca hacer lo propio me ayudó a darle dignidad a mi discurso. Lo cierto fue que, como otras cosas en la vida, fue comenzar el asunto y meterme en el papel a pleno disfrute, una de las experiencias más gratificantes que he vivido.

La parte mala, la de siempre. Soy un desastre y después de preparar un discurso que creo que me salió redondo: entretenido, documentado...el único recuerdo que tengo del mismo es que aludí a la tradición democrática dominica del convento (cuyos frutos se pueden encontrar el la propia Constitución de los EEUU) y a los milagros de Santo Martino, como el de que con el agua de la fuente que mana al lado de la basílica curó la ceguera del rey niño Alfonso IX de León. Recuerdo que terminaba retándoles a que celebraran una asamblea de clérigos y votaran al viejo estilo dominico, secreto con habas negras y blancas (noes y síes), sobre si el asunto era de una u otra naturaleza. Pero de notas, por supuesto, nada de nada. Realicé los parlamentos con cuatro letrajas en un guión que tenía en el bolsillo para "porsi", guión que con los nervios al marchar tiré a la primera papelera que encontré y, como no podía ser de otra forma, se me pasó pedir la grabación hasta que fue demasiado tarde. En fin, no vamos a cambiarnos ahora...

Mañana pues tendremos un nuevo capítulo donde M.A.F.Cardo en nombre de la Corporación, pondrá el punto laico al asunto en una intervención que seguro será tan brillante como original. Eso sí, que no llueva...

LIFE ON MARS


No, no voy a hablar por esta vez de cómo me siento en demasiadas ocasiones en mi devenir político. Esta vez me referiré a la fenomenal serie británica que me tiene enganchado ¡Además mi ego no soportaría que este comentario saliera después de que se estrene la adaptación española (La Chica de Ayer, creo que se llama) y todo el mundo pensara que me las doy de listo pero que sólo he visto la serie patria!

Para mi era una de esas típicas series de calidad que echan de vez en cuando en el Plus (por lo tanto inaccesibles) pero que luego pasan sin pena ni gloria y nadie más se vuelve a acordar. Realmente no sé por qué hice precisamente eso,acordarme, y conseguí hacerme con la primera temporada (que nadie indague más sobre esto) y en este terreno televisivo (y probablemente también en todos los demás) me he alegrado pocas veces más de haberlo hecho.

Sin destripar nada, se trata de la historia del inspector-jefe de la policía de Manchester Sam Tyler, que tras quedar inconsciente tras un atropello, repentinamente se despierta en su misma comisaría en 1973, como un simple inspector. A partir de éste, que es un recurso ya sobreexplotado, la trama se desarrolla originalísima, inesperada, provocadora. El juego del hipotético coma en el que se halla junto con la realidad que vive en su mente, la mezcla de los recuerdos de su infancia con los monstruos que crea su imaginación (frustraciones muchas de niñez),la puesta en escena de arquetipos sobre la época muy personales....de diez el equipo de trabajo con el que se encuentra, al frente del que se halla el Inspector-Jefe Hunt, una figura impagable. Ahora que me apresto a ver la segunda temporada, espero con curiosidad la adaptación ibérica, porque si existía corrupción en la policía británica de los 70, no me quiero imaginar el cuadro de una española de la época...¿hasta dónde llegarán los guionistas?

Decir muy recomendable se queda corto.

miércoles, 15 de abril de 2009

NO SE ME ENFADEN







Ayer estuve en Cacabelos (¡pero que pueblo más guapo!).

Me preguntaron los medios de comunicación por el Alcalde y procedí a mostrar todo mi apoyo a quien, mientras no se demuestre lo contrario, está haciendo una gestión magnífica, siendo la villa del Cúa una de las localidades más vivas que he visto en la Provincia. Algo se mueve allí y se nota. Gente por las calles, muchos/as jóvenes, nuevos negocios , dotaciones municipales de calidad...Prueba de ello es que gobernando con mayoría simple en el pasado, las últimas elecciones arrojaron una supermayoría absoluta para el PSOE, liderado por el jovencísimo José Manuel Sánchez.

Por cierto, ha heredado un Ayuntamiento que el PP dejó en una ruina y caos administrativo que se sigue arrastrando, pero que estos mismos ahora arrojan contra el gobierno actual como si no hubieran tenido nada que ver...¿nos suena algo?

Siendo esto cierto, quizá no fuera motivo para trasladarlo al fuego de mi lar digital, si es que no fuera ¡lo mal le ha parecido al PP! Nunca había observado una indignación similar en ningún sitio porque el Secretario de Organización del PSOE apoye a un alcalde ¡del PSOE!. Rueda de prensa del portavoz del PP, invasión de comentarios en blogs, etc.

Nada tomo nota, la próxima vez que tenga ocasión de ir a una localidad gobernada por mi partido aprovecharé para criticar al equipo de gobierno aunque piense lo contrario.

Sirva este espacio para pedir disculpas al portavoz del PP, que por otro lado estaba muy guapo con la túnica el otro día. Lo único, es que si pintara lo mismo en su partido que el bueno de José Manuel en el mío, a lo mejor la Junta habría terminado de una maldita vez la remodelación del puente sobre el Cúa (con fondos europeos retenidos,que tiene más delito), que va ya para más de dos años. Tengo que decirle a Eduardo Fernández que se pase algún día a apoyar a su portavoz...

martes, 14 de abril de 2009

PAPONES



La Semana Santa siempre me ha producido sentimientos encontrados.

Por un lado no acabo de separarme de la sensación de estar frente a la expresión más evidente del "nacionalcatolicismo" que tan tristemente imperó durante casi 40 años. La misma presencia de enseñas y símbolos propios de la sociedad civil mezcladas con la expresión de lo "espiritual" atenta directamente contra lo más esencial de mi "republicanismo revolucionario francés" y aún con la mismísima "teoría de las dos espadas" medieval. Sé que es de una simpleza imperdonable, pero en lo más hondo siempre relacioné estas expresiones y el que el país no conociera la Revolución Industrial y quedara descolgado tantos años del desarrollo. Pero por supuesto, hablo de sensaciones personales y no tanto de reflexiones racionales.

Circunscribiéndonos más a León, siempre he observado éste como el escenario propicio para que lo más rancio de la sociedad capitalina adquiera el protagonismo y relevancia que durante el resto del año no ha merecido, he incluso pretenda utilizar la misma festividad para hacer apología de la naftalina, demostrando su paupérrimo sentido de lo democrático y que en el fondo para algunos esto de la alternancia sí que es una verdadera "pasión" que sólo soportan contra su voluntad. El penoso ejemplo vivido durante el Jueves Santo en la recepción a la Ronda en el Ayuntamiento es una buena muestra de que algunos no respetan ni la tradición que tan sagrada pretenden que es para ellos ( ellos sí, que estos son muy masculinos) habiendo "rojos" de por medio.

Pero lo cierto es que si rascamos lo superficial llegaremos pronto a la conclusión de que la Semana Santa en León es mucho más que todo eso. Desde luego que es la verdadera fiesta grande en la ciudad. Es una celebración que tiene un contenido etnográfico y cultural que traspasa lo religioso, permitiendo al mismo tiempo que quién pretenda vivirla desde esa última perspectiva lo haga en perfecta armonía. Que el propio Obispo de León reconozca este hecho y que a nadie se le ocurra poner en peligro la convivencia en estas fechas a través de la absurda campaña de los lazos blancos habla bien a las claras de ello. La Semana Santa Leonesa hace tiempo que fue tomada por el pueblo y quien trata de manipularla en un sentido u otro se pega contra un muro.

Se trata de un fenómeno que involucra a miles y miles de personas, a través de su participación en las cofradías y también como meros espectadores, un fenómeno que ha conseguido ser un gran movilizador social. Las calles se llenan de turistas, de leoneses/as en la diáspora y de esa gente que si observas con atención percibirás que sólo aparecen en las calles durante esta época, disolviéndose por arte de magia el resto del año como si fueran una parte más del atrezzo.

Sí, hay muchas cosas que me gustan y me molestan al mismo tiempo, pero eso es la vida: el ruido, el bullicio, las aglomeraciones, los olores... Me emociona el fervor popular con el que la Procesión del Perdón llega a las tantas de la noche a un barrio obrero como el de la Vega después de casi 7 horas y tanto espectadores como papones/as experimentan una suerte de catarsis colectiva y de orgullo alrededor de algo tan suyo. Me gusta como pese a los esfuerzos de esas "élites" que pretenden controlarlo todo, los miles de papones/as viven la Semana cada cual a su manera y entender.

Me enorgullece que, aparte de los inevitables piques, en León pueda convivir en un Jueves Santo la tradición más enraizadamente solemne con el paganismo de Genarín.

¡Será una chorrada, pero me encanta también que éste sea el único lugar de España donde a los cofrades se les llama papones!

Voy a decir que hasta me gusta oir los comentarios que el paso de lo representantes municipales va sugiriendo entre personas que comparten las mismos con el más cercano, porque su variedad es la muestra más evidente de lo pluralísima y variopinta que es la sociedad en la que nos movemos; es la mejor encuesta que he observado.

No, si al final tendré que reconocer que me lo paso como un enano (gran parte debido a lo que disfruto picando a los "pro" y los "anti" durante estas fechas)...

¡Hala, a dejar comentarios que seguro que algunos/as me vais a poner fino!

jueves, 2 de abril de 2009

DESESPERACIÓN


Muy desesperada tiene que estar la oposición municipal de León a juzgar por su recentísima rueda de prensa. La Presidenta (así, con mayúsculas) presiona y los populares capitalinos, que andan cortitos de argumentos y mucho más de alternativas, en ocasiones tienen que salir como pollos sin cabeza a criticar lo que se les ocurra con la mayor urgencia.

En esta ocasión se muestran indignados de que un programa de fiestas municipal ¡incluya un saluda del Alcalde! Sí, sé que sonará a broma, pero esta mañana fue uno de los argumentos "de peso" esgrimidos por el portavoz popular.

Esta oposición lo cierto es que en ocasiones pueden llegar a dar a pensar que realmente son geniales y que cultivan el humor absurdo al nivel de Ionesco o Darío Fo. Denuncian a su vez que el Casco Antiguo de León es el peor conservado de toda Castilla y León, eso después de gobernar veintitantos años. Si un casco histórico se pudiera deteriorar a ese nivel en tan sólo dos años, efectivamente sí, deberíamos concluir que un gobierno socialista es peor que un terremoto o una explosión nuclear.

Afortunadamente, después de estar maniatados económicamente este tiempo, gracias a los Fondos de Inversión Local de Zapatero, podremos acometer en gran medida el saneamiento de muchos barrios de León (incluido el Húmedo) a los que realmente la dejadez en cuanto a su mantenimiento, los ha sumido en muchos casos en un estado deplorable.

En la foto podemos observar al portavoz popular todo indignado, blandiendo el programa de Semana Santa al estilo de "Yo Acuso".